lunes, 26 de noviembre de 2018

3) Nos contaron ayer: sobre las migraciones... XIX - XX



A veces llegan cartas..., del Nuevo Mundo.

Como muchos otros del pueblo, en esa época, mi tío abuelo, por parte de padre, también emigró a -La Argentina- (mi tío-abuelo, el emigrante, se llamaba Florian).
Entre ellos hubo los que nunca volvieron y los que volvieron con o sin ahorros. Otros, con lo ganado en América, se establecieron en el pueblo. Cuentan que, uno de ellos, puso un comercio en la calle El Puente. En la planta calle el comercio y en la segunda planta la vivienda.

Las cartas de estos emigrantes tardaban meses en llegar y algunas se perdían por el camino y no llegaron nunca. La larga travesía del océano Atlántico estaba repleta de tempestades meteorológicas, de penurias y pandemias. De mar en calma, de mar picado de tiempo infinito, de cielo y agua por paisaje durante meses.

En muchas ocasiones llegaron cartas distintas para distintas familias en un mismo sobre, tal vez no hubiera dinero u ocasión de comprar sobres y sellos para el continente europeo y utilizaban el mismo sobre del compañero y vecino del pueblo.

Nos contaban que:

... a eso del anochecer cuando la gente volvía del trabajo en el campo, llamaban a la puerta... 

- Fulano, que ha escrito el chico, hemos recibido la carta esta mañana, y mira, el tuyo manda en el sobre una esquela, aquí te la traigo. 

Normalmente las cartas de los emigrantes eran cartas muy largas, con alguna foto dentro, y los sobres "pesaban" así que, entre el trayecto y el peso se necesitaban muchos sellos. Pero se trataba de gastar lo menos posible en su franquicia, unas veces ponían unos los sobres y sellos y otras veces otros. 


domingo, 7 de octubre de 2018

2) Nos contaron ayer: sobre las migraciones de principios del siglo XX en nuestro pueblo




Nos contaron ayer que, unos cuántos jóvenes todos varones, hijos de nuestro pueblo, se fueron a América cruzando el océano Atlántico hasta la América-Hispana, Hispano-América, Latino-América o América Latina, recién comenzado el siglo XX.
Que la travesía, a bordo de aquellos barcos, duraba meses.
Que salieron ligeros de equipaje porque no había con qué llenar aquellas maletas de cartón, aquel macuto casero hecho de loneta o ese otro macuto-verde aceituna regalo de la mili. 

Marcharon ligeros de equipaje, ligeros de preparación profesional e intelectual, ligeros de todo, con una cartera-monedero también precaria de reales y billetes.
Solo llevaban el idioma en común y en él viajaban todas sus esperanzas para poder realizar ese sueño que portaban todos "hacer las américas" y con lo conseguido, procurarse un buen porvenir y regresar al pueblo para vivir con holgura una estabilidad económica de por vida.  

viernes, 21 de septiembre de 2018

2) Más de 4.000 años nos contemplan.


<<... en Villabuena del Puente la presencia humana se remonta al menos a la Edad del Bronce, como muestra el hallazgo de una tumba en 1.959. En dicha fosa, fue encontrado el esqueleto de un varón adulto que estaba apoyado sobre su costado derecho, con las piernas flexionadas bajo el abdomen y las manos recogidas sobre la cabeza.
Junto al esqueleto aparecieron otros enseres, como un puñal de cobre, una arandela de hueso de la empuñadura del puñal, un botón de hueso perforado en uve, un brazal de arquero y una cinta de oro ornamental. El ajuar pudo pertenecer a un líder o guerrero local de entre el 2900 y el 1600 antes de Cristo...>>
..................
(Wikipedia)


miércoles, 19 de septiembre de 2018

Evolución demográfica (años 1900 - 2017) Villabuena del Puente


- E t a p a s -

Fuente: Instituto Nacional de Estadística de España - Elaboración gráfica por Wikipedia.


Como podemos ver, el pico más alto de la población se sitúa entre 1950 - 1960. Mi infancia, nuestra infancia. De nuestra niñez recordamos las siete escuelas llenas de niños y las calles abarrotadas de jóvenes y de mayores. Recordamos la ampliación del pueblo en la construcción no de casas nuevas aisladas, sino de barriadas enteras, el pueblo crecía aumentaba su tamaño en esa década...

domingo, 16 de septiembre de 2018

1) Nos contaron ayer: Migracion`es - situadas a principios del siglo XX en nuestro pueblo


Al son del agua ronca,
velas flotantes
dicen que van a Cuba
los emigrantes.

y a pesar de sus luchas
y sus desvelos,
todos se van quedando
bajo otro cielo
................

... la historia continúa y se repite ...
... por los siglos de los siglos ...
... desde el principio de los tiempos ...


jueves, 6 de septiembre de 2018

1) Más de 4.000 años nos contemplan.





... a finales de la d�cada de los cincuenta (en el a�o 1.957), cuando en una obra llevada a cabo por el patronato de repoblaci�n forestal (ICONA), se repobl� de pinos la falda de una monta�a llamada �la Pe�a�, donde el trabajador Emiliano Feo Seco -entre otros- que realizaba labores en dichas tareas, descubri� la tumba de un sepulcro de inhumaci�n. Este enterramiento junto con el ajuar que lo compon�a data -seg�n los cient�ficos- de la �poca campaniforme (unos 2.400 a 2.200 a�os a.C.) ...
.........................

"Orígenes de un pueblo" http://villabuena.manron.es/libro/libro.php
autor, Ricardo Hernández Muñoz.
(mi tío paterno)

sábado, 25 de agosto de 2018

Histórico de nuestra Iglesia Parroquial de San Pedro. Villabuena del Puente.Toro y su Alfoz





VILLABUENA DEL PUENTE (ES C0PIA)
SEGÚN EL LIBRO
“CATÁLOGO MONUMENTAL DE TORO Y SU ALFOZ”
DE JOSÉ NAVARRO TALEGÓN.
EDITADO EN 1980.

Latorre dice haber visto papeles antiguos en los que se denomina Villanueva; pero este nombre, que se menciona en el tantas veces citado “Libro de Privilegios…, de Toro” no coincide con el lugar que nos ocupa. Respecto al sobrenombre; lo creemos reciente y le advendría del puente sobre el río Guareña construido en 1.788 a costa de los fondos de arbitrio sobre la venta de vinos en el partido de Toro.
En 1.153 fue incluido en el Alfoz y se rigió por alcaldes pedáneos bajo la jurisdicción de la ciudad, hasta que obtuvo independencia al entrar en vigor los decretos de las Cortes de Cádiz.

<< Iglesia Parroquial de San Pedro >>
Su fábrica a finales del siglo XVII poseía 33 hectáreas de tierra y de los diezmos le correspondían dos décimas partes. Pese a ser parroquia única, sus ingresos nunca fueron excesivos y lo prueba la demora con que se acababan las obras.
La relativa riqueza del pueblo es reciente y deriva de los nuevos regadíos; antes la Guareña reportaba más desventajas que beneficios. También fue escasa la feligresía; a principios del siglo del siglo XIX contaba con 80 vecinos (*1
(*1 En el año de 1.561 contaba con 95 vecinos (según archivo de Simancas).

Poseyó un beneficio curado y un pobre beneficio de “sacristía”. Entre las fundaciones en ella asentadas, solo merece la pena consignar la capellanía fundada por D. Pedro de Viana, cuyo patronato pertenecía a los marqueses de Castrillo en el siglo XVII. Llegó con dos ermitas al siglo XVIII; en 1.779 se mandaba acabar de demoler la del Humilladero para, con sus despojos, arreglar la de Ntra. Sra. de los Prados  (*2
(* 2 Visita de 1.779 por el obispo D. Manuel Ferrer y Figueredo.

El monumento.
Al actual, muy tardío, le precedió otro con igual advocación, techado con armaduras de madera, que, particularmente arruinado, se construiría en el año 1576. Ninguno de sus elementos constructivos se integró.
Esta iglesia es de planta de cruz latina cubierta por bóvedas tabicadas de medio cañón, con lunetos en la nave y brazos; en el crucero, media naranja sobre pechinas.
Los arcos y pilastras van cajeados; a los pies corre una tribuna sobre tres arcos desiguales. Sobre el hastial, un gracioso campanario de espadaña. Los muros discurren lisos por el exterior con poderosos estribos para contrarresto de los fajones.
En 1.770 el obispo Jorge y Galván manda reparar y abovedar la capilla mayor del edificio anterior; en seguida le sobrevino gran ruina; hacia 1.776 comienza la erección de la iglesia actual por la cabecera. Se utilizó una piedra arenisca procedente de las canteras de El Pego (*3
(*3 De allí extraían canteros de Cazurra y la labraban otros del mismo lugar, de Bóveda, de Almaraz etc.

En varias partidas figura como maestro de obra Manuel Martínez, vecino de El Piñero, que sería también autor de la traza; la reedificación de la nave no se emprenderá hasta la década siguiente (*4
(* 4 El obispo Ferrer y Figueredo, en la visita de 1.782 la encontró “en el estado más lamentable y ruinoso, expuesto a caerse todo el cuerpo de la Iglesia, sin techumbre, tapando muchos agujeros y portillos con los frontales…”

Se había comprometido a dar por terminada la obra del templo por 18.000 reales (*5
 (* 5 Ante Narciso Cornejo, escribano de Toro. Pero una deficiente administración, por parte de los mayordomos de fabrica, hizo que aquel no se concluyera hasta después de mediado el siglo XIX. En 1.840 la Junta Diocesana de Reparación de Templos Parroquiales había levantado el hastial y los muros laterales con dinero cobrado a viejos deudores las bóvedas de la nave todavía no se habían volteado en 1.853 (*6
(* 6 La escasa significación del edificio no justifica el que ofrezcamos más detalles. Baste decir que hubo un pleito contra Manuel Martínez. Y que en las visitas pastorales los obispos se quejan de la deficiente administración de cadales…

Retablos, escultura y pintura.
Retablo mayor. Consta de banco, bastante alto, al que superponen dos cuerpos estructurados en cinco calles, con gran ático rematado en el frontón y, a los costados, carteles conteniendo las llaves que son símbolo del santo titular. Las calles de los extremos están en un plano más avanzado y las flanquean sencillas columnas corintias, como a la central, más ancha y tan mal articulada que, a primera vista, parece fruto de una reforma; pero, desmienten esta apariencia las columnas entre las que se abre el nicho de San Pedro con fustes recubiertos de rameados y figuritas desnudas, éstas son bien características de Antonio Ribera, al igual que las ménsulas con niños en que apean, según vemos en Bustillo del Oro; como; en el retablo de este lugar pretende Ribera, con mala fortuna para el conjunto, destacar el encasamiento del titular; las escorzadas figuritas que apuntan a la tiara armonizan con lo de este artista. Es probable que la pistura del calvario, aunque coetánea, no sea originaria. Le falta el sagrario, que puede ser el encajado en el colateral de la Epístola (*7
(* 7 Queda claro que la traza de este retablo no ha sido trastocada; todo él es de la misma época y del mismo taller.

Su traza lo hermana con el Bustillo; las esculturas de  bulto se alojan en “cajas” con frontones curvos o quebrados y flanqueados por columnas. Los relieves ocupan la predela y las calles remetidas. Los frisos son corridos, recubiertos de ondulados follajes, y la primera cornisa corre sobre mútulos.
Las efigies de bulto adolecen de insulsas, amaneradas y faltas de nervio pese a sus recurvadas posiciones; harto envarada, la del titular; la de San Antonio Abad es del siglo XVIII (*8
(* 8 Se acabó de pagar en 1,733 y seguidamente se recogen limosnas para costear su policromía.

Y ocupa el lugar de un San Antonio de Padua que se halla en el retablo lateral.
Mejores son los relieves, cuyas posiciones, no obstante, desmerecen por excesivamente recargadas e hinchadas cuanto fofas; los más meritorios son los que ocupan el banco, representando la Anunciación, Visitación, Adoración de los Pastores y Epifanía. En los otros, menos esmerados, se representan la Oración del Huerto. Prendimiento. Flagelación. Verónica. Crucifixión y Descendimiento.
Las figuras, desgarvadas, se curvan y se mueven abúlicamente, con tediosa parsimonia; abundan en contrappostos y escorzos inverosímiles; predominan los rostros llenos y redondeados, con cabellos ensortijados, tan usuales en la escuela de Toro; los ropajes resultan estorbosos, por demasiado gruesos y pesados, y se pliegan con más curvas que aristadas angulosidades, evocando lo de Esteban Jordán.
Atribuible con gran seguridad a Antonio de Ribera, este conjunto me parece más clasicista, de menos calidad y quizás diseñado con anterioridad al de Bustillo, cuando el siglo XVI tocaba a su fin (*9

(* 9 Después de redactar estos textos, hallamos dos documentos que avalan la atribución. El primero está fechado el día 7 de marzo de 1.595; contiene un concierto por el que Antonio Ribera y Juan Ducete traspasan a Baltasar de Coca la pintura del retablo y de un tabernáculo; << sepan cuantos esta púvlica escritura uieren como nos juan de uzete  antonio de ribera; vs desta çibdad de toro, y otorgamos e conozemos por esta carta y deçimos que por quanto nosotros tenemos tomado un rretablo y custodia de talla y pintura en la iglesia del lugar de villabuena y estamos conçertados con bos, baltasar de coca, pintor vzº desta ciudad questais presente de os dar y trespasar el dho rretablo y custodia en quanto a la pintura según y como nosotros lo tenemos y desde luego os lo damos y trespasamos para que pintéis el dho rretablo v custodia desde el dia en que os entregaremos en tres años cumplidos primeros siguientes desde el dho que hiciéremos la entrega del dho rretablo, el cual trespasamos a tasazion y a uista de oficiales según y como nosotros lo tenemos de la dha iblesia…>> El otro documento, otorgado el 15 de noviembre de 1.617, es una escritura de concordia y transación por la que Antonio Ribera y su esposa, Beatriz Ducete, de una parte, y de otra, Cristóbal Arias y su mujer, Jerónima Ducete, ponen fin a las querellas que mediaban entre ambos matrimonios, motivadas por las herencias de Juan Ducete y del hermano de éste, el Dr. Cristóbal Ducete Diez, clérigo. Una de las causas del pleito era lo que Ribera y su esposa << abiais covrado de la iglesia del lugar de villavuena >>. En virtud de la aveniencia, se estipula que que Cristóbal Arias y su esposa han de dar a Ribera << poder en causa propia yrrebocable para cobrar lo que se debe al dho juan ducete difunto en la iglesia del lugar de billabuena lo que constare rrestrarsele debiendo desde la fecha desta carta echas y feneidas quentas y con solo este poder para cobrar lo que assi se le debiere en la iglesia del lugar de billabuena como va dho. me contento y satisfago y are las dhas obras y las acabare a mi costa y dellas sacare a paz y a salbo yndene a bos los dos xpual arias y grma ducete…>>.
Es difícil deslindar lo ejecutado por Juan Ducete en este retablo; a la luz de las obras que he documentado de este autor, creo que muy poco: probablemente la escultura de San Pedro y tal vez algo en los relieves del banco situados al lado del Evangelio. Lo más verosímil es que, a la muerte de Juan Ducete Diez, acaecida en 1.613, la obra de talla acabada fuera mínima.

De lo pintado por Baltasar de Coca en el primer tercio el siglo XVIII apenas vislumbramos algo en alguno de los relieves de la predella y ello porque en 1.734 lo pintaba y doraba con bastante grosería el vallisoletano Manuel Gómez; (*10
(*10 Para su dorado hicieron postura de 600 ducados el antedicho y otros maestros doradores de Salamanca; el obispo Jacinto de Arana proveyó el 26-VI-1.733, desde Arguijillo, que << se encargue al de Valladolid por haverse ofrezido por su fiador D. Martín Rubio, cura de Villavendimio >> , de cuya iglesia acababa de dorar el retablo mayor. El contrato se hizo ante Juan Salazar, escribano de la ciudad de Toro,
 el 12-I-1.734. Manuel Gómez firma un recibo en el que confiesa haber percibido << seis mil trecientos rs. … por dorar, pintar y estofar el retablo maior de dha iglesia a toda costa>> y otros 1.400 reales < >>
para mayor desgracia, en fecha no lejana barnizaron rabiosamente toda imaginería.

La suciedad y la altura nos impiden reconocer la tabla situada en el ático, por lo que no podemos relacionarla con el pintor Baltasar de Coca; quizás sea un añadido; nos parece muy floja y deslucida; en ella alcanzamos a reconocer esta grafía
<< IS  XPO DL  SO CORO >>.

Retablo colateral (al lado de la Epístola). Barroco y de escaso interés. Con dos columnas salomónicas y ático curvado en el que se colocó un lienzo de San Blas, malo. En 1.739 ya estaba dorado, sin duda, por los de Toro. Han embutido en él un sagrario del siglo XVII, cuya puerta decora un relieve de la Virgen con el Niño, amanerado.
En su correspondiente, al lado del Evangelio, aparecen dos grandes estípites en función sustentamente. El nicho central aloja la escultura del “Cristo del Expirar”, barroca, coetánea, de poco mérito y convertida en un verdadero cromo por resultas de un repinte indecente. El dorado de este retablo es obra de maestros toresanos (*11
(*11 En 1.739 estaba terminado un retablo para el Crucifijo, que doraba el toresano Manuel Hidalgo en 1.744. El trastorno que sufrió la iglesia con motivo de su posterior reedificación nos impide precisar si se trata de éste. Es más probable que sea hecho por el vallisoletano Antonio Arguelles, quien recibe en la cuentas de 1.761 - 1.762 un pago << por cuenta del retablo que está aziendo para san blas y el santo Cristo>> El hecho de que el lienzo de San Blas se halle hoy en el ático del colateral anteriormente reseñado se explicaría por los desmontes y nuevos montajes subsiguientes a las obras aludidas.

-Retablo de Ntra. Sra. con estípites, barroco, del XVIII; carente de interés. Su hornacina central ha sido rasgada a costa del banco para albergar una anodina imagen de bastidor. En el nicho del ático hay una escultura del arcángel San Miguel, barroca, muy rota y mutilada, que no pude apreciar con detalle.
-Otro retablo lateral, muy malo, relativamente moderno y con algunos adornos barrocos en él, una escultura de San Antonio, que pertenece al retablo mayor, otra de San Blas y otra de San Roque, ésta, muy torpe y ambas barrocas y del siglo XVIII.
-Púlpito sin interés; traza de hierros con eses y sencillos jabalones sotopuestos; tornavoz acampanado, trabajado hacia 1.742 por <>, sobrenombres de algún entallador oscuro, quizás.
-Pila bautismal del siglo XVIII, decorada con finos gallones.
-En la sacristía. Crucifijo de tamaño menor que el natural, muy contorsionado, de abultada y dura anatomía. Barroco y lo adultera un repinte moderno del siglo XVII.
-El viril es de metal sobredorado, como tantos comprados después de la guerra de la Independencia. Consta que se adquirió en 1.817 (*12. Nada vale.
(*12. 1.760 - 1.850. El antiguo y el copón fueron robados por los franceses, según se recoge en cuentas posteriores.

No he podido localizar las ruinas y piedras que vio Latorre en un alto próximo a la carretera de Toro a Salamanca, ellos servían de base al dicho de que allí tuvieron casa los Templarios…

……. según el autor, texto documentado en los archivos históricos .........

Alfoz de Toro por orden alfabético: (18)
Abezames, Bóveda de Toro, Bustillo del Oro, Fuentesecas, Guarrate, Malva, Matilla la Seca, Morales de Toro, Peleagonzalo, Pinilla de Toro, Pozoantiguo, Tagarabuena, Valdefinjas, Vezdemarbán, Villabuena del Puente, Villalonso, Villardondiego, Villavendimio.

domingo, 8 de julio de 2018

Pintaron de azul el cielo


                                                    - Fotografía de Manuel Gil -


... al día a día de la actualidad, al tiempo presente de nuestro pueblo y al futuro que vendrá dando forma a sus historias, a su historia ...


... Villabuena en la Memoria nos traslada al pasado, a un pasado siempre emotivo que nos va mostrando cómo y con qué crecieron los niños y niñas de esta generación. Allá por la década de los cincuenta siglo XX., remontándose inclusive a tiempos más lejanos...
... el contraste entre el ayer y el hoy dirigido a las personas de esa generación, a la gente de pueblo, a la gente de ciudad que desconoce esta vida de pueblo. A los jóvenes y niños que preguntan cómo era todo, que sepan que había una vida, una vida laboriosa, bonita y entrañable antes de la tele, de Internet, de los móviles ...
... a la remembranza de aquellas vivencias, a las sensaciones y emociones ...


domingo, 6 de mayo de 2018

El pasado nunca se va...




Madrid, 20 de abril de 2018                                   
... el pasado nunca se va, le gusta esconderse en la música, en la calle, en las paredes, en el viento de otoño, en las nubes, en la luna, en los sueños, en los recuerdos, en la vida ...

En este mismo lugar que hoy habita CARLIN En el número 142 (82) de la calle Melchor Fernández Almagro, transcurrió el argumento principal de Los hilvanes del tiempo. Entre las paredes de este local que en aquel tiempo eran dos.
Con el deseo de que, a medida que este establecimiento vaya cambiando de dueño se incluya también la novela, ella, la novela, también me lo ha pedido.


Hay dentro de mí otro viernes 20 de abril coincidente, utópico.
en la memoria las cosas se guardan en determinado orden
trascendental, significativo. 

Otra vez: viernes, 20 de abril de 2018 ...

sábado, 17 de marzo de 2018

25º ANIVERSARIO QUINTOS DEL 71 VILLABUENA DEL PUENTE

jotas venecia.mp4

MOTOCROSS VILLABUENA DEL PUENTE 2016

villabuena del puente 8 8 2015 clasificatoria

Parapente en Villabuena del Puente

Villabuena del Puente, ayuda contra el cáncer, gala entrelazados, Beatri...

Villabuena del Puente.Ayuda contra el cáncer_4. Gala Entrelazados

Quintos 2011 Villabuena del Puente

Quintos de Villabuena del Puente. 2011. 2ª jota.

Villabuena del Puente ajos 1993.avi

Encierro por las calles - VILLABUENA DEL PUENTE (ZA) - 13-08-17

VILLABUENA DEL PUENTE 2017 Encierro de campo

Video Antiguo Villabuena del Puente

Diario de un pueblo en fiestas Villabuena del Puente. San Roque 2014

Sevillanas Villabuena del Puente 2017

domingo, 4 de marzo de 2018

Las crecidas de la Guareña

- Foto, Manuel Gil -
Los adultos entendían el cielo de tanto mirarlo, entendían las nubes, entendían su color, si venían cargadas de agua, de nieve o si eran nubes secas, entendían su forma, su posición y su dirección cuando eran vapuleadas por el viento, y, sabían a qué olía el aire cuando las tormentas, cuando el granizo, cuando la lluvia, cuando el bochorno, cuando la nieve, cuando las heladas.
.........................................
fragmento de "Cuentos del Sobrau - Villabuena en la Memoria"

jueves, 15 de febrero de 2018

El Puente el Molino




Principio de los años cuarenta s., XX
A la izquierda de la imagen puede verse parte del edificio del molino que daría nombre al puente de hierro. Este puente, según dicen, lo mandó construir el molinero para facilitar el paso a las moliendas. Fue un puente frágil si lo comparamos con el puente de piedra.
 Casi siempre estaba en reparación, en la imagen puede verse un pilar derrumbado.
 Al fondo la peña yerma.
 El agua del vado cristalina y la arena como de playa.  

miércoles, 17 de enero de 2018

La Calle El Puente (años cincuenta)


En paralelo a la pared de las fachadas, había una zanja donde caían los canales y se tiraba el agua de fregar. Esta zanja, supuestamente, desaguaba en La Guareña. Recuerdo que, para acceder a las casas, todas las puertas tenían construido un puentecito que a los niños nos encantaba pisar y pasear.
........................................................
Fragmento del libro "Crónicas a la Luz del Candil"


... Me saca del presente

Son las 19:30 horas de un sábado de agosto. Desde la ventana del salón se intuye el bochorno. Las calles del pueblo están vacías, hace ...