martes, 30 de julio de 2019

"De orden del señor Alcalde..."


- fotos simbólicas -



Son como las doce de la mañana. Los hombres, mujeres y niños del pueblo están trabajando en las eras, en las huertas o con los últimos viajes del acarreo. El pregonero del pueblo anda por las esquinas echando el pregón para que, esta noche, acudan los hombres a la junta, asunto a tratar, los toros y las fiestas de San Roque, sigue diciendo el pregón, que dicha reunión, se celebrará en el consistorio, que se abrirá al público, recién anochecido.

La chiquillería que hemos tenido la gran suerte de oír el pregón, damos brincos de alegría y empezamos a hacer planes, a buscar trapos-coloraus y a preparar el "candajeo" del atardecer con la caterva de amigos.

Al atardecer nos "ponemos limpios" nos "refregamos" las piernas en el agua de la palangana, nos quitamos el polvo de la era o de la huerta y luego nos damos un poco de "nivea" para los arañazos y las rozaduras y nos vamos a "cantar los toros" a la puerta de la iglesia que es donde vive el señor el Alcalde. Allí le cantamos cada tarde hasta que llegan las fiestas, haciendo el camino hasta la plaza (en El Potro) a ver cómo avanzan los preparativos de los carros y del tablao. Hacemos el camino de ida y vuelta, no sé cuántas veces, pero muchas. Y vemos llegar los camiones con los tenderetes, las tómbolas y las atracciones nuevas que traerán este año para el público infantil.

Ya viene San Roque, madre.
Ya vienen los forasteros...

Ya están haciendo los hoyos en a plaza, los hoyos donde irán metidos los postes de madera que aguantarán el tablao en el que se acomodan las autoridades y la orquesta.
................................................................

fragmentos de Crónicas a la Luz del Candil.

jueves, 25 de julio de 2019

El cric cric de los grillos pone sonidos a la noche.


<<...Salimos a la calle al tiempo que nos sorprende una bruja de polvo haciendo rodar los corremundos, los entretiene y luego los levanta en el aire y se los lleva por medio la calle. Los niños los perseguimos a risas y gritos a la bruja hasta que coge altura y se sube por los tejados. Los padres se han tapado la cara con las manos, esta bruja lleva mucho polvo, dicen. Casi debíamos irnos ya dentro, dice la vecina.

Los niños estábamos contentos de que hubieran llegado las noches de sentarse al fresco, sacar las sillas a la calle y estar ahí con todos. Había noches que, al momento de habernos sentado se levantaba el aire y nos volvía a meter en casa. Entonces los mayores abrían el portal, metíamos las sillas y nos quedábamos tomando el fresco en el pasillo de casa con los vecinos y con una chaqueta echada por los hombros.

Mirar, ya se paró el airón, conque si os parece, vamos otro poco a la calle, pero no dejarse la chaqueta por si acaso. Y salimos medio a oscuras a sentarnos de nuevo en la calle con la última claridad de los días más largos al tenue resplandor de la bombilla de la esquina y alumbrados también, con las luces de los cigarros de los hombres. Los niños mayores se han ido a jugar a la Zágala y los pequeños nos quedamos "al ala" de los padres correteando a su alrededor, tal como ellos ordenan; sin perderlos de vista.

Poco después, las madres se levantan de las sillas para ir a buscar a los chicos mayores, a los que juegan a la Zágala. Dicen que se ha hecho muy oscuro, que si quieren seguir en la calle un rato más tendrá que ser "pegaditos" a ellos, a los mayores, si no, a la cama. Que esta noche la luna no sale hasta muy tarde. Después los hombres se pasan la petaca de picadura, los libritos, los chisqueros y la caja de cerillas, dicen que van a echar el último cigarro por hoy.

A lo lejos se oyen los cric cric de los grillos poniendo sonidos a la noche...>>
.......................................

fragmentos de Crónicas a la Luz del Candil

miércoles, 3 de julio de 2019

Cuento de verano.


Fragmento de un cuento de verano.

《- Todavía es de noche. Dice la madre entre sollozos.
Migue, apenas si ha pegado ojo esta noche.
- Vamos Migue, levanta hijo, que tu madre ya anda preparando el desayuno.
Y Migue se sacude el sueño y se planta en la cocina. En la mesa tiene un tazón humeante de leche con pan migado y dos cuchardas colmadas de azúcar, como a él le gusta. Desayuna a trompicones, dice que es como si tuviera cerrado el gaznate, que hoy le cuesta tragar. 
Se calza con los trapos de loneta y las abarcas que aún le vienen grandes. En el hueco de la escalera del sobrau tiene preparado el hato desde ayer; la hoz, los dediles, el sombrero, la piedra de afilar... Coge los aperos, se cuelga el sombrero al cuello y se dispone a salir de casa. Migue va en busca de la cuadrilla. Hoy es su primer día, hoy se estrena con la hoz, hoy ya no será un juego.
Sus padres lo siguen hasta la puerta para verlo marchar.
- Todavía es de noche y es tan pequeño..., murmura la madre entre sollozos》
.....................................
 - Cuentos del Sobrau -

lunes, 24 de junio de 2019

... Por tu ausencia

- La Fuente Nueva -


Como cuando yo era niña,
como antes,
como cuando el trigo fue Josa.
Sin entender de "políticas",
ni de "propiedades" ni de "términos"
ni de terratenientes ni riquezas.

Como cuando niña
quiero sus alrededores libres de maleza,
que la ocultan, que la olvidan, que la ningunean.

Que el agua discurra como antaño, abundante,
saciando la sed de las personas
y de todas las criaturas de la naturaleza...,
de los pájaros, del ganado, de los bichos,
del brote efímero de una zarzamora,
de las flores, de los berros, de las mariposas.

Te quiero Fuente Nueva
como te guarda mi infantil-memoria,
como en mis ensueños
borboteando en el llenado de la botija,
escuchando el dulce glu glu
que me devuelve el eco.
Como cuando niña,
como antes.

Como cuando fue de las dos,
como cuando fue nuestra
con la misma intensidad
que la viven los incipientes renacuajos.
Como cuando mi hermana y yo éramos pequeñas.


... Desbrozarte, desenterrarte, regresarte.
Como cuando eras
¡nuestra-fuente-nueva!
Como cuando cogíamos tu agua cárdena
Para lavar las cerezas.

A la vera del camino
fluía la Fuente Nueva
tan de todos, tan de nadie, tan nuestra.


- Isa -




sábado, 4 de mayo de 2019

Del templo sale mi Virgen


Se podría recitar en las fiestas de la Virgen.

Incluso si la orquesta del pueblo le pusiera música,

podría convertirse en un Himno a la Virgen de Villabuena.

Sería bonito. Eso pienso. Eso propongo.

................................................................................................

viernes, 19 de abril de 2019

Los últimos territorios de marquesado en Villabuena y algunas estadísticas



Hecha esta reflexi�n y por deducci�n de nuestros estudios, la mayor�a de los terrenos citados de Villabuena pasaron a poder de los Portocarrero y de �stos a la orden de la cruz, y m�s tarde al Marqu�s de Villachica, siendo regentados por los hermanos Luis y Manuel de Villachica, descendientes de la provincia de �lava, del pueblo llamado Casasvillachica, de donde les ven�a el apellido. Estos murieron solteros, pero Don Luis antes de su fallecimiento, reconoci� una hija que hab�a tenido con una criada que ten�a para su servidumbre en la finca que pose�an, llamada Almaraz de la Mota, cerqu�sima de donde ellos resid�an, que era en Mota del Marqu�s, que se llamaba Victoriana y que al ser hija �nica adquiri� todos los derechos de heredad pasando todo el marquesado a poder de Do�a Victoriana de Villachica, siendo la �ltimas propiedades terratenientes talifundistas que se han conocido en Villabuena. Ella ten�a su residencia en Madrid con un administrador en la ciudad de Toro llamado Emilio Bedate, y �ltimamente en el mismo lugar de Villabuena este puesto fue cubierto por Manuel Hern�ndez Mu�oz.
Al finalizar el siglo XIX se va incrementando el numero de habitantes en Villabuena, seg�n estad�sticas, ya citadas, podemos constatar en el a�o 1.797 se cita al lugar con 304 habitantes. En el primer censo despu�s de ser abolida la provincia de Toro, que es cuando nuestro pueblo debe obtener la independencia, los datos de esta poblaci�n son de 115 casas, 93 vecinos y 406 habitantes. Al finalizar el siglo, en el 1.893, en la obra estad�stica �Gu�a Sin�ptica�, consta con un censo de 265 vecinos y 1.035 habitantes, al tiempo que se hace referencia a la existencia de tres cofrad�as, la del sant�simo sacramento, la de San Antonio de Padua y la de Santa Agueda, con su iglesia parroquial, citando ser un templo regular.
Sobre este estudio hacemos una leve reflexi�n, que aunque no sabemos explicar y menos a�n comprender de antemano, queremos apartarnos de esa tesis de los buenos o malos cristianos, apost�licos y romanos, puesto que tampoco todos los creyentes son cre�bles. Pero todos los datos que hemos obtenido de nuestros estudios, referente al clero y la iglesia en Villabuena son de poca val�a, e incluso tirando a m�seros. �Por qu� tanta pobreza, siendo esta una zona de riqueza y poder dentro de la Iglesia cat�lica en toda la provincia de Toro y Zamora, a las cuales perteneci� el lugar desde siglos?. Hasta en escritos de Peter S. Welles �Granjas, aldeas y ciudades del obispado de Zamora en el reinado de Le�n�, nos dice que el templo o iglesia que conserve sus pendones (estandartes) de los colores verde y grana son unos de los m�s antiguos de dicha di�cesis, y en Villabuena se poseen esos pendones y esos colores. Por ello entendemos, una vez m�s, la antig�edad de la misma, y que t�tulos nobiliarios, marquesados e incluso el propio clero, no dejaban crecer a este humilde lugar desde el exterior, sin ser s�lo la causa de su detrimento pestes, guerras...
De mucho estudiar, cada libro es un aprendizaje que uno realiza solo y mentalmente a oscuras, pero que abre claros y luces para descubrir lo que uno busca. Debido a ello parece casi seguro que el censo de habitantes que se da en el a�o 1.893 de Villabuena, no corresponde al casco urbano de la localidad; bas�ndonos de nuevo en escritos de Herminio Ramos P�rez, quien hace constar que cuando a Villabuena se le concede la independencia con su municipio propio, hubo una �poca en que este lugar tuvo en su ayuntamiento toda la zona del antiguo Valdeguare�a, con Palomar, Paradinas y restos del despoblado Timulos. Y de ah� debi� de salir ese incremento de poblaci�n con referencia a los a�os de su independencia entre 406 habitantes a 1.035 en un per�odo de a�os, relativamente corto, a pesar de citarse en esas fechas enfermedades que hac�an diezmar la poblaci�n.
Asegura la Enciclopedia Universal que el censo de Villabuena en el a�o 1.910, era de 491 edificios y 1.395 habitantes, y cita que se compone del lugar de su nombre y de 90 edificios y albergues aislados con 32 habitantes. Captamos que en el censo del 1.920, en este mismo medio, figura el censo de Villabuena con 1.368 habitantes sin referencia de albergues. Lo cual indica claramente que en esta fecha nuestro pueblo ya hab�a dejado de ejercer el poder municipal sobre las otras aldeas, dehesas, albergues o caser�os citados, debiendo pasar �stos de nuevo a la jurisdicci�n de Toro. Por lo que la informaci�n que Pascual Madoz nos da sobre que el t�rmino municipal de Villabuena es colindante con Valdefinjas y Villafranca del Duero, pod�a coincidir plenamente con estas fechas y siendo as�, cierto es que ten�an que rayar los t�rminos de estas tres poblaciones. Pues en fechas no muy lejanas se hab�an dejado sentir efectos de movilidad a finales y comienzos de los siglos XVIII y XIX, puesto que se le ceden cantidades de varas castellana de tierras al lugar de Villabuena.
Otro cotejo o comparaci�n de esta Enciclopedia Universal est� en el pueblo lim�trofe al nuestro, B�veda, en su t�rmino municipal, en ninguna de las estad�sticas cita albergue alguno y es que hist�ricamente no existe la posibilidad de que nunca los haya tenido, excepto el monte del Pego durante un per�odo cort�simo. Siguiendo en este estudio fijando la atenci�n en la ciudad de Toro y su municipio, comprobamos que en mencionadas d�cadas, el t�rmino pierde un municipio llamado Villalazan que pasa al de Zamora y Toro sigue figurando -aproximadamente- con los mismos albergues y habitantes de igualdad en las dos d�cadas; esto es una demostraci�n de que al perder Villalazan, esta suplencia la debe hacer con los albergues y habitantes de Valdeguare�a (Villabuena). En lo que ponemos intuici�n en la idea, es que en la d�cada 1.910 a 1.920 debi� de ser cuando se le demarc� el �ltimo y actual t�rmino municipal a Villabuena, con la misma l�nea de aquellas cuatro leguas que marcara Alfonso VII y que dista un kil�metro del centro del lugar de nuestro pueblo, y a poco m�s de esa distancia han existido albergues en el t�rmino municipal de Toro hasta hace poqu�simas fechas, como casa el maragatin, casa Medina, casa Don Paco, casa Farru�as, casa el feo, casa Fratiqueras... donde esos labradores de la ciudad, pasaban las semanas de lunes a s�bado, haciendo las labores del campo con sus yuntas acompa�ados por obreros y criados de Villabuena. No eran habitados muchos de estos albergues pero algunos s�; Palomar y Paradinas ten�an sus pobladores. www. villabuena.manron.es