domingo, 18 de diciembre de 2016

El sumarro en la cena de la Nochebuena: Villabuena en la memoria XVIII



En el pueblo reina la helada, las capas de escarcha pintan el suelo de blanco, después la noche la hace brillar como si alguien hubiese derramado por el suelo unos paquetitos de polvos brilla brilla. El humo de las chimeneas llena las calles de olor a cena de Nochebuena. En el Nacimiento colocado en la repisa de la ventana, las figuritas de papel recortable, tiemblan al aire que se cuela por la rendija del cuarterón.

A media tarde en las brasas de la lumbre que se han ido haciendo a intención, las madres han puesto una trébede o una parrilla. Han descolgado el sumarro en adobo que se oreaba colgado de un varal al frío de diciembre, lo limpian, lo abren un poco más, le dan unos cortes en la parte superior y lo colocan sobre la trébede que se vaya asando al calor de las brasas incandescentes.

Durante horas habrá que cuidar la lumbre y las brasas para que la temperatura siga uniforme y moderada y habrá que cuidar del sumarro, ahora volviéndolo de un lado luego volviéndolo del otro hasta que se termine de asar que será justo a la hora de la cena.

De cuando en cuando, unas gotas de grasa chisporrotean el hogal. A los que están sentados al humor de la lumbre los levanta de un  un brinco y los hace retirar la sillas al temor de los chispazos. Pero todo queda en risas

Los niños, bien abrigados, alborotamos dentro y fuera de casa, yendo y viniendo a calentarnos los pies y las manos, andando y desandando las calles impregnadas de ese olor a Navidad que sale por las chimeneas. Nos quedamos pegados al cristal de los escaparates del comercio sin sentir el frío que acusan los pies, las manos y las caritas escareadas. Todos cantando villancicos y poniéndole música con las modernas panderetas de plástico decoradas con motivos navideños, otro niño toca, orgulloso, la zambomba que él mismo se ha hecho con un trozo de la vejiga del cerdo.
............................................................
Mientras, se ha ido asando el sumarro de la cena de Nochebuena sin pensar en si es o no una cena saludable, solo disfrutándola. Bendito sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reloj - es

<<... Era esta una época en que las gentes menos pudientes, entre otras muchas carencias materiales, andaban sin relojes, los jor...