miércoles, 8 de febrero de 2017

Hoy he vuelto a casa, a casa de mis padres...


El eco resuena con mis pisadas.

El silencio.  Olor a nada.

El polvo parado, añejo.

La chimenea desierta.

Un frío intenso traspasando  muros y  tejas.

Las begonias muertas.

Habita el orden en la cocina,

en toda la estancia.

Reloj callado, silencioso.

El teléfono seco.

Calendario ajado, tiempo sin vida.

Ya no crece el jersey enhebrado en las agujas,

la lana del ovillo quieta.

Al refugio de la tenada

esperan dormidos los aperos:

las alforjas, el arado, la hoz,

las gradas, la guadaña, la azuela...

El agua turbia y estancada

mantiene el humedal musgoso;

poblado de caracoles, gusanos y babosas.

Y el jardin del árbol frondoso

que decidió morirse con élla.

Han llorado los marcos de las puertas

lágrimas de ámbar, resinas secas.

Atmósfera vana, sin huellas.

Horadaron sus túneles las hormigas,

las arañas colgaron sus telas,

y en las paredes ayer consistentes,

han brotado grietas.

Enquistado el tiempo en la casa paterna,

tesoro de mi vida.

Como está vacía..., cobra vida élla;

reclama atención rompiendo sus aceras,

sobre las paredes abre grietas,

al viento permite que vuelen sus tejas...

La maleza del jardin se pone en alerta,

fortalece el pino, para que sus ramas

cuando las tormentas, la protejan.

No quiere estar rota, no quiere estar sola

entre arañas y hormigas, que la horadan

que la rasgan, que la arañan, que la agrietan...

Bajando las persianas, han tapiado sus ojos

blindado sus ventanas...,

y quiere ver el sol, sentir su calor,

oler la lluvia, humedecerse de niebla,

inundarse del resplandor blanco cuando nieva,

y oler a fuego y crujir al calor

de los rayos encendidos del sol,

y de las brasas de leña,

y contemplar la luna, contar las estrellas,

jugar con el viento moviendo las puertas,

desperezar sus mañanas

con trinos de golondrinas

cuando es primavera.

Vivir, vivir como antaño, sentirse despierta.

La casa, mi casa, la nuestra.

Mi vida, mis tesoros, mi referencia.

¿De dónde aprenderé a vivir?

¿De dónde beberán mis soledades?

¿Dónde quitarme la pena...?

Mis mayores, mis referencias;

tesoros de mi vida y de mi tiempo.

Pueda o no pueda...,

hay una deuda...,

devolver la vida a la casa nuestra,

que no sufra, que no envejezca,

que la llenen sus hijos, sus nietos,

de risas nuevas, de aromas nuevos,

como la misma vida que  se renueva...

Al semillero fértil, las flores nuevas,

al árbol viejo, de savia nueva.

Airearla, solearla, humedecerla, templarla,

alimentarla, rescatarla,

devolverle la vida, compartirla, alegrarla...

Removiendo sin parar, resurgirla,cuidarla.

Puede evitarse su muerte;

pues que no muera...  Ella no.

Mi tesoro, mi vida, mi referencia...

.........................................................

Elegía a mi casa paterna  -  Crónicas a la Luz del Candil

7 comentarios:

  1. el tiempo esta parado. El polvo, aunque escaso se ha ido aposentando y se deja ver sobre los muebles. He abierto todas las ventanas. La esperanza puesta en cualquier rincón donde puedan aparecer mis padres. Los armarios intactos con sus trajes, los zapatos, el paraguas... La sensación de que llegarán en cualquier momento, como si hubiesen salido a pasear. Deambulo por toda la casa, me acompaña el silencio, un silencio roto por los sonidos de mis pisadas.
    Todavía no he podido pronunciar "han muerto" solo sé que por donde miro no están. Me aprieta la garganta, brota el llanto, un llanto sonoro, imparable, agotador...

    (este trocito lo leí en tu libro "Charlas con mi espejo" también me dejó muy tocada. Son preciosos los dos escritos)

    Un fuerte abrazo Isa. Mary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mary por traer ese fragmento aquí, es un complemento para el poema.

      Un beso

      Eliminar
  2. Que bella natación.. Algo nostálgica..? .
    Me pregunto..Porque no dejar libres y despojarnos de los recuerdos,...dejar que vuelen nuestros padres..desprendernos...y tomar nuestra autonomía..? Podría ser...que empezábamos a ser más libres..asi..?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, pero siempre he pensado y tenido en cuenta, que, el sentimiento es muy íntimo en cada persona y el sentido de la libertad también.

      Gracias por tu comentario.Un beso.

      Eliminar
  3. Que bella naracion Isabel..
    Un abrazó.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, consigues que me emocione.Y ,no es que yo haya vivido eso, no he tenido la suerte de ver envejecer la casa de mis padres...
    Solo sé que siento en cada "poro de mi memoria" el efecto penetrante de todas tus narrativas, poemas, cuentos...Lo vivo!

    ResponderEliminar

Los habitantes del sobrau

<<... Los habitantes del sobrau se habían comido una buena ración de cuentos, allí estaban en montoncitos las migajas de partí...