martes, 14 de marzo de 2017

Poner en marcha la máquina del tiempo



Imagen del estudio de Fotografía Parra, ahí está cincuenta y cinco años después, cincuenta y cinco que yo recuerde, pero deben ser más porque el fotógrafo Parra ya estaba en nuestras vidas cuando empezamos a tener memoria los de mi generación.
El impacto fue grande cuando en febrero pasado me encontré con los restos del estudio de Fotografía Parra que no había vuelto a ver a pesar de que frecuento esta calle, quizá han estado ocultos bajo otros rótulos, no sé, pero no podía dejar de hacer unas fotos a este encontronazo con el pasado que me trasladó a la infancia dejándome plantada delante del establecimiento no sé por cuánto tiempo.
Allí íbamos a hacer las fotos de los bautizos, de la comunión, las fotos cuando jovencitas para tener una buena foto de estudio, allí iban los novios a hacerse su foto de bodas y su ampliación correspondiente, y el fotógrafo Parra también iba por Villabuena a hacer fotos sobre todo en fiestas.
Pisar las calles de Toro afecta y trastoca las emociones, es como poner en marcha la máquina del tiempo, cada calle, cada rincón de las calles principales que pisaron y pasearon nuestros ancestros nos habla de ellos, de los que ya no están...
Del libro Cuentos del Sobrau - Villabuena en la Memoria

No hay comentarios:

Publicar un comentario

De la escuela a las rogativas

-Buenos días, saluda la señora maestra. -Buenos días tenga usted. Cómo se nota que ya va apuntando mayo. Ahora iré  pallá,  a p...